El colectivo estudiantil contra el cambio climático ‘Fridays For Future’, inspirado en la joven activista sueca Greta Thunberg, se propuso exigir internacionalmente un cambio del sistema económico, de los hábitos de consumo y de la explotación de los recursos naturales para avanzar hacia un modelo “sostenible” que detenga el calentamiento global.

Estas demandas se incorporarán a la ‘declaración de Lausana’, un documento que recopilará los acuerdos alcanzados la semana pasada por casi medio millar de activistas de este movimiento procedentes de 40 países, que se reunieron en la localidad suiza para definir la estrategia del movimiento.

Los participantes en el encuentro acordaron basar las demandas del movimiento en “garantizar la justicia climática y la equidad”, escuchar a la comunidad científica y evitar que la temperatura mundial suba más de 1,5 grados en comparación con las temperaturas registradas en las épocas preindustriales, un límite amparado por la comunidad científica, ya que superar ese nivel de calentamiento podría suponer un escenario de “no retorno”.

Fuente, Europa Press

UA-110762883-1